Maestros del Salón de la Plástica Mexicana. A  cien años de la Constitución de 1917

 

A cien años de la Constitución de 1917, artistas de diferentes generaciones crearon obras que, bajo su propia narrativa visual, permitirán conocer al México de ayer y de hoy, sus luchas, sus logros, los personajes que hicieron historia y su visión actual.

 

En este sentido, muralistas del Salón de la Plástica Mexicana como Aurora Reyes, Arturo García Bustos, Federico Cantú, Guillermo Ceniceros y Adolfo Mexiac, entre otros, plasmaron los valores de la Constitución de 1917, como producto de los movimientos revolucionarios que inician en 1910, como el instrumento que permitirá dirigir el destino de la nación, en busca de reestablecer la Ley.

La muestra en su conjunto ofrece una visión sobre este importante período de la vida de nuestro país, donde los creadores utilizan como medio de expresión, la pintura, el dibujo, la escultura y la estampa, además de integrar en la muestra bocetos de murales e imágenes realizadas por artistas del Taller de la Gráfica Popular y que conforman la Carpeta de la Revolución Mexicana, editada en 1947.

Es así como los artistas del Salón de la Plástica Mexicana, a través de su obra, han dejado testimonio de los importantes acontecimientos históricos, políticos y sociales, relacionados con la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

La exposición estará abierta del 16 de marzo hasta el 2 de abril, de lunes a sábado de las 10:00 a las 18:00 y los domingos de las 10:00 a las 14:00, en el recinto ubicado en Colima 196, colonia Roma, Ciudad de México.

 

Entrada libre.

 

 

 

 

 

 

 

Roavi, con una extensa producción de obra, que incluye: pintura, escultura, obra mural, arte objeto y dibujo. Ingresa al salón de la plástica mexicana a través del concurso de puertas abiertas en septiembre de 1998.Ha participado como expositor en más de 200 exposiciones, tanto colectivas, como individuales.

Raíces oníricas en el tiempo nos lleva con ingenio a sus trazos, ahora también nuestros.

Profesa su arte, nos invita, comparte los lienzos caprichosos, nos lleva a la butaca con un antifaz que solo él y el pincel entienden.

 

El lienzo en blanco se fue el efecto mariposa quedo, queda esta obra diluida, llena de texturas y emociones.

 

Roavi suele ser pez, manzana, quijote, pájaro y aquietado queda en cada pincelada.

Se transforma en su magia, nos dice que hay detrás del pan del sueño, respeta los trazos.